• Home
  • |
  • Blog
  • |
  • Vida
  • |
  • 11 Formas de Ahorrar Energía y Costos en la Lavandería

11 Formas de Ahorrar Energía y Costos en la Lavandería

Cuando se trata de la eficiencia energética de su hogar, la lavandería es donde se requiere una enorme cantidad de energía para mantener su ropa limpia y con un olor fresco. Quizás increíblemente, la familia estadounidense promedio hace de ocho a diez cargas de ropa por semana. Eso es mucha agua y calor, sin mencionar el costo y los efectos del uso de detergentes, suavizantes y toallitas para secadora.

Afortunadamente, existen trucos sencillos que pueden convertir su ropa en un proceso mucho más eficiente energéticamente. Unos pocos ajustes al proceso no solo ahorrarán en sus facturas de energía, sino que también le ahorrarán mucho tiempo. Estos 11 consejos le ayudarán a comenzar.

Identifique su Hora Ideal de Lavado

Todas las empresas de servicios públicos aumentan los precios durante las horas pico. Averigüe cuáles son las horas pico de su servicio, por lo general, es entre las 4 y las 7 p.m. Y trate de evitar lavar la ropa durante ese período.

Lavar Cargas Completas en Agua Fría

Esperar hasta tener cargas completas reduce la cantidad de cargas que realiza en general; solo tenga cuidado de no llenar demasiado  su lavadora. También consume mucha más energía calentar agua para una carga caliente o tibia que ejecutar un ciclo en frío. Intente lavar cargas completas en agua fría tanto como sea posible y reducirá su consumo de energía y agua, así como sus costos.

Cambiar Cargas Mientras la Secadora Aún Está Caliente

Cuando esté haciendo varias cargas, intente volver a cargar la secadora antes de que tenga la oportunidad de enfriarse; la máquina utilizará mucha menos energía para volver a calentarse.

Mezcle Bolas de Secado Reutilizables en Cada Ciclo de Secado

Seguro que hacen mucho ruido, pero también ayudan a separar la ropa, para que se seque más rápido y, por lo tanto, consuman mucha menos energía. Estas opciones son los mejores para cargas pequeñas o medianas, que dejan suficiente espacio para que circulen las bolas.

Limpie los Filtros de Pelusa Después de Cada Carga

Esta es una de las partes más desagradables del proceso de lavado, especialmente si es propenso a las alergias. Pero limpiar los filtros de pelusa (a veces llamados filtros de pelusa) antes o después de cada carga asegura que la secadora funcione de manera más eficiente. Los filtros de pelusa sucios obligan a las secadoras a trabajar más para alcanzar una temperatura lo suficientemente alta como para secar la ropa. También son un peligro de incendio. Vale la pena mencionar que las tuberías de ventilación y las mangueras de la secadora también deben limpiarse de pelusa y escombros, pero puede hacerlo cada tres a seis meses aproximadamente.

Utilice el Ciclo de Centrifugado más Rápido Siempre que sea Posible

Hacia el final del ciclo de lavado, el ciclo de centrifugado extrae la humedad de la ropa y la prepara para el proceso de secado. Cuanto más rápido el centrifugado, más humedad se elimina y menor es el tiempo de secado. Investigaciones recientes han descubierto que optar por un ciclo de centrifugado más rápido en su lavadora ayuda al medio ambiente al aprovechar menos energía. (La misma investigación mostró que elegir ciclos de centrifugado más rápidos también puede hacer que su ropa dure más). Los ciclos de centrifugado ultrarrápidos son ideales para telas más pesadas, como mezclilla, toallas y ropa de cama, pero la mayoría de la ropa de uso diario también puede tolerar un centrifugado rápido. Solo tenga cuidado con las prendas delicadas.

Divida la Ropa de Secado Rápido y Lento

Las telas gruesas y ásperas, especialmente las que tienen cremalleras y botones, pueden dañar mucho la ropa más suave, como blusas y lencería. Además, tardan mucho más en secarse, según los expertos del Good Housekeeping Institute. Esto se debe a que ambas máquinas tienen que trabajar más duro para limpiar y secar las telas más pesadas. Esto no solo consumirá mucha más energía, sino que a menudo deja una parte de la carga húmeda y la otra demasiado seca. Intente dividir sus cargas tanto por el peso de las telas como por el color y, al final, utilizará mucha menos energía.

Utilice Tendederos 

Siga el ejemplo de Joanna Gaines de Fixer Upper y cuelgue su ropa y sábanas para que se sequen siempre que sea posible. No solo ahorrará una tonelada de energía, sino que utilizará menos hojas para la secadora y su ropa tendrá un olor más fresco. Es una forma sencilla y gratuita de eliminar los olores fuertes y ayudar a desinfectar la ropa. Si le preocupa la monstruosidad de tener un tendedero o su HOA lo previene, busque uno que sea retráctil, para que pueda empujarlo fuera de la vista cuando no esté en uso.

Verifique la etiqueta Energy Star®

Las lavadoras con etiquetas Energy Star® usan un 25 por ciento menos de energía y un 33 por ciento menos de agua que las lavadoras estándar, según la organización homónima respaldada por el gobierno. Si está comprando una lavadora nueva, estar atento a esta etiqueta puede ahorrarle hasta $370 durante la vida útil del producto.

Compre una Máquina de Carga Frontal

Una vez más, esto solo se aplica a los propietarios de viviendas en busca de nuevas lavadoras y secadoras, pero es bueno saber que los cargadores frontales usan aproximadamente dos tercios menos de agua que sus contrapartes de carga superior. Si tiene una familia numerosa y lava montañas de ropa, eso puede significar ahorros significativos.

Por último, pero no menos importante: resista abrir la puerta de la secadora

Es tentador comprobar el progreso del secado, pero cada vez que abre la puerta a la mitad del ciclo, el calor se escapa y la máquina tendrá que dedicar más tiempo a recalentarse para secar la carga. Por lo tanto, la próxima vez que tenga la tentación de echar un vistazo, piense en todos los ahorros de energía con los que se verá recompensado si mantiene las manos quietas hasta que escuche el timbre, que indica que la secadora ha llegado al final de su ciclo.

Artículos Relacionados