• Home
  • |
  • Blog
  • |
  • Reubicándose
  • |
  • ¿Quiere una Mudanza con Menos Estrés? Aquí le Mostramos Cómo Manejar la Ansiedad

¿Quiere una Mudanza con Menos Estrés? Aquí le Mostramos Cómo Manejar la Ansiedad

aliviandose del estres despues de mudarze

Junto a otros momentos de gran estrés en la vida, mudarse a una nueva casa se ubica cerca de la cima. Es una tarea gigantesca, desde la búsqueda de una casa, la venta de su casa actual y la obtención de una hipoteca hasta la reubicación y el manejo de todos los detalles logísticos intermedios. Además, podría estar cambiando de trabajo, mudando de ciudad o pasando por otros hitos transformadores, como darle la bienvenida a un nuevo miembro de su familia. Estos son demasiados aspectos para manejar.

Si está lidiando con punzadas de ansiedad, tensión y estrés con respecto a su mudanza, aquí le mostramos cómo manejar estos sentimientos y hacer que la experiencia sea lo más fluida posible con una planificación cuidadosa, una estrategia y mucha autorreflexión.

Identifique sus Factores Estresantes

Mudarse es un rito de iniciación, ya sea que se vaya a la universidad o se actualice a una casa más grande. Si bien, naturalmente, es un momento estresante para superarlo, piense en lo que podría desencadenar cualquier tipo de ansiedad para que pueda abordarlo de la mejor manera.

¿Es el cambio de rutina, el miedo a lo desconocido, dejar amigos y familiares, o el trabajo físico que implica mover físicamente todo? ¿O todo lo anterior?

En lugar de dejar que estos sentimientos se agranden, hable con un ser querido o escriba sus pensamientos para que pueda comprender mejor lo que está sucediendo. Es posible que se dé cuenta de que ha manejado cambios en su rutina antes, o que ha estado nervioso por un nuevo trabajo solo para descubrir que se adaptó bien después. Y sepa que si sus niveles de ansiedad llegan a ser demasiado, hay ayuda disponible a través de su médico local, servicios de asesoramiento o el apoyo de la familia.

Planifique Todo lo que Pueda

Los propietarios de viviendas pueden ayudar a aliviar su estrés planificando y preparándose tanto como puedan. Una encuesta de 2019 realizada por OnePoll y la compañía de muebles Article mostró que el 45 por ciento de los estadounidenses informaron sentirse “muy estresados” por dejar sus empaques a última hora.

Si conoce las fechas clave, como el cierre de su casa actual y el asegurar las llaves de su nueva casa, trabaje al revés y establezca un horario de mudanza. Incluso si no conoce las fechas precisas, una cronología aproximada le ayudará. Con lápiz y papel, una hoja de cálculo de Excel o un calendario de Google compartido, enumere las tareas que deben realizarse de principio a fin y establezca fechas límite para los distintos trabajos. Estos incluyen cancelar o mover servicios públicos e inscribir a sus hijos en su nueva escuela.

Marque algunas tareas sencillas, como reservar tiempo libre en el trabajo para la mudanza real, obtener cotizaciones y decidir sobre una empresa de mudanzas y un servicio de limpieza profunda, y redireccionar su correo para la fecha de mudanza anticipada. Para mantenerse organizado, cree un archivo físico para almacenar todo su papeleo, junto con una carpeta en su correo electrónico y en su escritorio asignada específicamente para todo lo relacionado con su mudanza.

Reserve tiempo en el calendario de su familia, como un día a la semana, para dedicarlo a empacar y ordenar. Continúe y empaque cualquier artículo doméstico o no esencial que no use todos los días. Si se encuentra en medio de la primavera o el verano, coloque todos sus abrigos de invierno y suministros de temporada en cajas para comenzar. Asegúrese siempre de etiquetar sus cajas claramente para saber lo que hay dentro. Y obtenga las especificaciones de su nuevo hogar y mida sus muebles grandes para asegurarse de que encajen; también puede comenzar a planificar cómo organizar y decorar los nuevos espacios.

Tener su lista de tareas pendientes en un solo lugar, con plazos claros para trabajar, puede ayudarlo a reducir la presión. Tenga una reunión familiar todos los meses, y luego cada semana a medida que se acerque a la fecha de la mudanza, para conocer lo que se está haciendo. Ver el progreso que está haciendo puede mejorar su estado de ánimo, ya que le mostrará cómo está al tanto de las cosas.

Ponga sus Finanzas en Orden

Mudarse viene con muchos costos inesperados, como salir a comer cuando todo está empacado o tarifas ocultas de la compra de su casa. Intente eliminar este estrés con ahorros de manera proactiva específicamente para su fondo de mudanza. Si sabe que se mudará en seis meses, incluso ahorrar $50 al mes podría dejarlo con $300 para trabajar en reparaciones, recoger cables de extensión o cubrir el costo de una camioneta de mudanza y algunas cajas.

Llame a los Refuerzos

También puede recortar su presupuesto existente, por ejemplo, utilizando todo lo que hay en su despensa, refrigerador y congelador para preparar comidas. Decida en qué áreas desea derrochar, como una limpieza profunda profesional, y dónde desea ahorrar, como empacar sus cajas usted mismo.

Cuando se trata de todos los detalles minuciosos que necesita para la mudanza, se necesita un pueblo. Y está bien pedir ayuda. Pida un favor a sus amigos más cercanos o contrate a agentes de mudanza para que le ayuden con el trabajo pesado para que no esté solo. O reclute a sus padres o hermanos para que le cuiden a sus hijos durante el fin de semana mientras desempaca el camión de mudanza y se instala en su nuevo hogar.

Si tiene un amigo o pariente con una habilidad especial en la casa para organizar y ordenar, o si tiene habilidad para arreglar la casa con reparaciones menores, eso es mucho mejor. Y a veces es mejor que pague también por un servicio, ya sea para limpiar, pintar, empacar o cualquiera de las otras tareas que requieren mucho tiempo pero que son necesarias asociadas con la mudanza.

Con su sistema de apoyo ayudándole a soportar el peso de la mudanza, observe cómo se combina el proceso con mayor fluidez y con mucho menos estrés de su parte porque ha distribuido la carga.

Y recuerde: los sobornos funcionan. Una solicitud de ayuda se acepta fácilmente con la oferta de una cerveza y una pizza después de un duro día de trabajo.

Pase Tiempo de Calidad con sus Pequeños

Algunos de nosotros recordamos la sensación nerviosa de mudarnos de casa cuando éramos niños y comenzar de nuevo en una nueva escuela. No fue fácil. Si se siente ansioso, vale la pena consultar con sus hijos para ver cómo les va a ellos también. Hable con sus hijos, pregúnteles cómo se sienten y si tienen alguna pregunta sobre la mudanza.

Siempre que sea posible, bríndeles tanta información como pueda. Muéstreles fotos de su nuevo hogar, déles una idea de cómo se verá su nuevo dormitorio o incluso camine por su nueva escuela y en el vecindario. Para sus pequeños, lo misterioso y desconocido puede ser lo que les da tanto miedo: si ven que la nueva casa y la nueva escuela se parecen a su antiguo entorno, esto puede disipar sus preocupaciones.

Deles algo de autonomía también. Permítales pensar en cómo les gustaría decorar su nueva habitación, dónde quieren colocar su estantería o sus juguetes, o qué tipo de lámpara de noche les gustaría comprar.

Finalmente, trate de apegarse a su rutina tanto como sea posible. Los niños prosperan con la estructura y la rutina, por lo que saben qué esperar y no se desaniman.

Cree su Espacio Especial

Espere estar malhumorado durante su mudanza. Idealmente, se ha tomado un tiempo libre para concentrarse únicamente en la mudanza, pero antes y después de su descanso, podría estar haciendo malabarismos con las horas de trabajo con empacar, desempacar y clasificar a través de la logística. Y una vez en su nuevo hogar, probablemente se todo verá un poco como una zona de guerra con cajas medio vacías por todas partes durante unos días.

Para aliviar ese punto de estrés, prometa instalar primero una habitación en la casa, como la sala de estar o la cocina, para que su familia tenga un santuario libre de estrés. Será una parte de la normalidad donde sus hijos puedan ver la televisión o usted pueda compartir una cena familiar.

Tómese un tiempo para los descansos, el cuidado personal y también para dormir. Tampoco se dedique a desempacar horas extra. Si ha estado trabajando todo el día, lo hará mucho mejor si se detiene a cenar y se relaja un poco para recargar las baterías.

Haga Tiempo Para la Despedida

La parte que puede generar más ansiedad de la mudanza es dejar su hogar actual, donde su familia puede haber compartido años de grandes recuerdos. Es posible que sus hijos estén cambiando de escuela, usted podría estar cambiando de trabajo o puede que se esté alejando más de la familia; todo esto puede ser sorprendente para todos los miembros de su hogar.

Por lo tanto, es fundamental hacer tiempo para una despedida adecuada: de su vecindario, de su familia y amigos y de su casa. Planee un fin de semana para volver a su restaurante local favorito, lleve a sus hijos al parque o tenga una despedida adecuada en su casa con vecinos, familiares y compañeros de trabajo.

Tome fotografías de su casa antes de empacarlo todo, si esto le ayuda. Celebrar los recuerdos que tuvo durante este capítulo de su vida ofrece un cierre que puede tranquilizar a su familia y a las personas que lo extrañarán. Y tenga en cuenta que siempre puede visitar su antiguo vecindario, mantenerse en contacto con sus seres queridos y llevar las tradiciones familiares a su nuevo hogar.

Abrace lo Nuevo

Aparte de mover cajas y limpiar, mudarse a una nueva casa es emocionante. Ahora es el momento de dejar su huella en su nuevo espacio.

Consulte el plano de la planta de su nueva casa para familiarizarse con el diseño y, como familia, averigüe lo que quiere hacer con cada habitación. Tómese un descanso del trabajo pesado de mudarse y cambie de marcha eligiendo colores de pintura para las habitaciones de su nueva casa y revise los tableros de Pinterest en busca de inspiración.

Piense en todas las posibilidades: sus hijos pueden estar esperando un patio de recreo más grande, usted podría estar soñando con cómo decorar su nueva oficina en casa, o todos ustedes pueden estar esperando ansiosamente las barbacoas de verano en su nuevo patio trasero. Tu nuevo hogar es un lienzo en blanco.

Visite su nuevo vecindario y busque la biblioteca local, cafeterías y supermercados. Quizás sienta curiosidad acerca de algunos restaurantes que le gustaría probar, o quizás sus hijos quieran unirse a una clase de fútbol o baile. Haga una lista de todas las cosas que a su familia le gustaría hacer en su nuevo vecindario.

Finalmente, felicítese por este gran logro mientras se muda a su nuevo hogar. No es una hazaña fácil, pero con su resiliencia, lo logrará mientras se embarca en la nueva aventura de su familia.

Artículos Relacionados