La vida multigeneracional está de vuelta, pero con una ligera variación

Family photo featuring 3 generations.
Es cada vez más común ver a varias generaciones de una misma familia viviendo bajo el mismo techo. Los constructores de casas están respondiendo a esta tendencia emergente con viviendas multigeneracionales que le brindan a cada generación su propio espacio en la vivienda.

El concepto de varias generaciones viviendo en una misma casa no es nada nuevo.

Los hogares multi-
generacionales declinaron en popularidad luego de la Segunda Guerra Mundial, pero están en fuerte alza nuevamente.

Según el Pew Research Center, aproximadamente 51 millones de estadounidenses (ó 16,7 por ciento de la población) vive en una casa con al menos dos generaciones de adultos, o un abuelo y al menos otra generación. Pew también informó acerca de un incremento de 10,5% en hogares multigeneracionales entre 2007 y 2009.

Un disparador de esta tendencia son los cambios demográficos. Si bien uno esperaría que los nacidos durante el baby boom se reduzcan en este momento de sus vidas, muchos están cambiándolo por algo mejor. A los boomers se los llama frecuentemente “la generación sándwich” porque tienen hijos que aún viven en casa y también padres de edad avanzada.

Segundo, la recesión disparó una ola de los llamados “niños búmeran” mudándose nuevamente con sus padres porque no podían mantenerse económicamente. También es importante señalar el aumento de la inmigración iniciada en 1970, dominada por asiáticos y latinoamericanos, mucho más habituados que los estadounidenses nativos, a vivir en hogares multigeneracionales.

Debido a razones tanto económicas como psicológicas, muchos boomers no quieren poner a sus abuelos en residencias asistidas ni residencias de ancianos. En vez de ello, compran nuevas casas en las que puedan pasar más tiempo con sus seres queridos y al mismo tiempo tener independencia y privacidad.

Viviendas multigeneracionales

En respuesta al número creciente de boomers que están cuidando a parientes ancianos en sus casas, muchos constructores en los proyectos de casas le han dado a la suite del primer piso una función estándar, dice Joan Marcus-Colvin, vicepresidente ejecutivo de ventas y marketing de The New Home Company (TNHC), en Aliso Viejo, Calif.

Las casas orientadas específicamente al mercado inmobiliario multigeneracional están en la vanguardia del diseño. Frecuentemente incluyen áreas independientes, estilo apartamento con un cuarto, un baño completo, una kitchenette, una entrada independiente y a veces un lavadero y un garage. Si bien los estados del oeste, especialmente California, son los que están más avanzados, tales diseños están avanzando gradualmente hacia el este.

De acuerdo a una investigación de consumo extensiva, TNHC y Robert Hidey Architects de Irvine, California, desarrollaron planos para la urbanización Lambert Ranch de Irvine. La comunidad tiene grandes casas independientes con varias opciones para familias con parientes, de 800 pies cuadrados, casas de huéspedes separadas, suites con sala con kitchenettes y entradas independientes y fraccionamientos estilo complejo con patios compartidos.

“Tenemos este enfoque multifacético a lo multigeneracional porque comprendimos que no todos tendrán la misma familia en estos días,” dice Marcus-Colvin. “Aprendimos que la solución más exitosa era la casa de huéspedes separada. Está a tal proximidad de la casa principal que [si bien brinda] privacidad, está muy conectada.”

Una pareja que compró en Lambert Ranch, se casó más tarde. Cada uno tenía tres niños pequeños de matrimonios anteriores. “Tomaron la mayor cantidad de cuartos en la casa de huéspedes para que los dos universitarios pudieran vivir ahí, y los más pequeños en la casa principal,” señala.

“En la mayoría de los planos de casas, había una opción para convertir a uno de los cuartos de abajo en una lock-off suite” (suite completa independiente), señala José Alkon, gerente de ventas de Lambert Ranch. “Agregamos una puerta hacia el exterior desde la habitación, para brindar una entrada privada, y también había una puerta hacia la casa principal para poder así mantener la conexión.”

En apenas más de un año, se vendieron las 169 casas de Lambert Ranch, contando con una dimensión de entre 2.730 a 4.876 pies cuadrados, valuadas desde $900.000s a $1.5 millones. TNHC está vendiendo ahora casas multigeneracionales en Villa Metro en Santa Clarita, California, y desde que Villa Metro se creó en agosto de 2014, se vendieron 34 de las 60 viviendas existentes.

Una casa dentro de otra

En 2011, Lennar Homes, una constructora nacional establecida en Miami, Florida, introdujo su línea de casas NextGen en Arizona, California y Nevada. Las casas tienen una lock-off suite, que es, como la compañía promociona “una casa dentro de otra,” cuarto, baño completo, kitchenette, living, lavadero y entrada independiente. Algunos planos incluyen un garage privado para un auto.

Las casas NextGen son tan populares que ahora son ofrecidas en 130 comunidades a lo largo de los Estados Unidos, incluyendo Florida, Minnesota y New Jersey. Los precios de venta van desde $200.000s a $600.000 para los 2.000 a 4.000 pies cuadrados, dependiendo de la comunidad y de la localidad.

Jeff Roos, presidente de la región oeste de Lennar, estima que podrían haber unos 75 planos diferentes de NextGen porque la compañía está constantemente dándole un giro a los planos existentes y creando nuevos. Las casas de uno y dos pisos están diseñadas para caber en varios tamaños de lotes y también hay variaciones en las lock-off suites entre las que se pueden encontrar opciones de estudios, de un cuarto y de dos cuartos. Las suites de dos habitaciones son ideales para un adulto joven divorciado con un hijo. La mayoría de las veces, sin embargo, son los abuelos quienes terminan viviendo en estas lock-off suites.

“Es una buena oportunidad para que la gente viva de forma independiente pero juntos al mismo tiempo,” dice Roos. “En el pasado, mismo si su casa tenía dos master suites o una habitación [en nivel inferior], todos se sentaban en la misma mesa de cocina y en el mismo sofá.

Con NextGen, usted está accesible para toda la gente del hogar, pero tiene su propia área para cocinar, mirar TV, andar de un lado al otro y lavar su ropa como quiera.” No más peleas por el control remoto o sobre lo que hay para cenar.

Cocina versus kitchenette

Las lock-off suites dentro de una misma vivienda independiente por lo general cuentan con una kitchenette o barra de bar con una pileta de cocina, un refrigerador y un horno microondas de convección y no una cocina con horno. Esto es debido a que ciertas municipalidades clasifican una casa como dúplex si la kitchenette posee aparatos de cocina grandes. Las casas NextGen de Lennar Homes eluden dicha planificación urbana porque tienen solo un medidor de consumo de energía eléctrica y desde el exterior se ven como otras casas.

Lennar y otras constructoras se dieron cuenta de que el microondas de convección es lo suficientemente versátil para la mayoría de los tipos de cocinas, sin mencionar decenas de electrodomésticos de cubierta, como ollas de cocimiento lento, woks y hornos tostadores. Una kitchenette, por diseño, es relativamente pequeña porque se considera que es para una o dos personas. Una cocina con hornallas tomaría demasiado espacio que es mejor aprovechado para un aparador. (Roos señala que para reunirse todos siempre está la cocina principal.)

Otro beneficio son los gastos compartidos

Es lógico pensar que para albergar a más gente bajo un mismo techo, la casa deberá ser más grande, y por lo tanto, costar más. “Existen ciertos costos adicionales sumados, como la kitchenette y la puerta extra [exterior],” dice Roos, de Lennar.

Sin embargo, he aquí otra manera de verlo: si alquila un apartamento separado para un pariente anciano o un hijo búmeran, podría costarle $1.000 al mes o más. Luego está el costo de mantenimiento a largo plazo. Según la encuesta de MetLife Mature Market Institute de 2012, el costo promedio mensual base de una vivienda en residencia asistida fue de $35.550. El costo diario promedio nacional de una residencia de ancianos fue de $248 ($90.520 por año), mientras que una habitación semiprivada cuesta $222 ($81.030 por año).

Hay que considerar el pago de la hipoteca de una casa convencional, más el costo de un apartamento, una vivienda en residencia asistida o residencia de ancianos, y es notable que una casa multigeneracional es una alternativa mucho menos costosa. Además, los miembros de la familia pueden compartir la hipoteca y otros gastos del hogar.

Puede ser algo bueno

Mientras que la vida comunitaria no es para todo el mundo, las nuevas casas multigeneracionales pueden ayudar a minimizar la fricción y promover experiencias positivas. Los abuelos y nietos desarrollan un vínculo más sólido, los padres están más tranquilos sabiendo que los abuelos no están solos. Pueden incluso irse de viaje solos ocasionalmente, ya que los abuelos pueden cuidar a los niños.

“Es una solución financiera, pero también una solución en cuanto a forma de vida,” dice Roos. “He hablado con compradores que dicen ‘Usted ha cambiado nuestras vidas. Usted ha cambiado las vidas de nuestra familia.’ ” Ya no se imponen entre sí y sus relaciones están mucho mejor que lo que alguna vez podrían haber imaginado.”

Artículos Relacionados